Primeras Sensaciones

 

gentebis2

 

 

 

Estar parado y no perder la compostura

No es tan malo el primer día que te ves haciendo la cola del paro en medio de tanta y tanta cara gris, imaginando cual será la historia de aquella mujer ya entradita en años que tienes detrás, o la de aquel chico tan joven que está al principio de la fila. Lo realmente angustioso se deja ver cuando ya es la tercera o cuarta vez y sientes que ya no tienes dudas sobre la opción que debes pulsar en la pantalla y ciertas personas ya te suenan y hasta saludas con una medio sonrisa a la funcionaria que vuelve a atenderte en la misma mesa. Angustioso es cuando te parece ver algún conocido allí mismo y ¡oh Dios! que no me vea, que no siento ganas de hablar con nadie.

Uf, el desempleo remueve muchas sensaciones, de lo más extrañas y hasta dispares. No es tan sólo la rabia de haber sido despedido, es el pánico a la dichosa hipoteca, el mundo se te cae encima y con sonido de dinero, pero, no nos engañemos, también es la euforia por la aventura que está comenzando, el maravilloso nuevo trabajo que nos está esperando en el horizonte, la promesa de una tierra prometida, el sueño de un descanso y merecidas vacaciones, el tiempo (¡por fin!) para hacer esas mil cosas que siempre quisimos hacer…mil y un colores en el mismo cristal. 

Pero…tras todo esto, el poso de una gran tristeza, tantos años trabajando sin cuartel y ahora ¿qué? ¿lo dejo definitivamente? ¿me mudo de ciudad? ¿cambio lo que siempre he hecho por un trabajo totalmente distinto? ¿por cuál? ¿escribo un libro? ¿abro un negocio? ¿acepto un salario mucho menor? ¿me doy de alta en autónomos? ¿una oposición?… Muchas preguntas, inseguridad, tu auto-estima ha quedado profundamente dañada y vas y te acuerdas del inteligente Gato parlanchín dando coaching a Alicia en su País de las maravillas, 

–         Si no sabes adonde vas, ningún camino te llevará  

Pero, nosotros los humanos, somos únicos en remontar. ¡Ya está bien!! Toque de corneta y a despertar, es el momento de mostrar el mayor entusiasmo y apertura, es el momento de mover tanta energía dispar acumulada y transformarla en creatividad y hasta en un punto de locura.  A mover los ejércitos por tierra, mar y aire, que el estar parado no signifique estar quieto.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Testimonios y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s